ASÍ CAMBIÓ EL DESEO SEXUAL DURANTE EL CONFINAMIENTO

Asunción Cabrera Castellanos, becaria / Corriente Alterna.- El sexo en la cuarentena es incierto: el distanciamiento implicó renunciar al contacto con otras personas. Quedaron atrás los días en que los encuentros sexuales podían consumarse de manera casual. La saliva hoy es el principal vehículo para la propagación del coronavirus y un simple beso puede implicar un contagio.

El encierro ha provocado un descenso en la actividad sexual, sobre todo y paradójicamente, de las personas que viven en pareja. Ese es uno de los principales resultados que arrojó la encuesta de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual A.C. (AMSSAC). Desde hace cinco meses vivimos un déficit de caricias dadas y recibidas: un 40 por ciento de las mujeres y un 31 por ciento los hombres recibieron menos caricias de sus parejas.

—Las caricias hablan de la calidad y la interacción en pareja –dice el doctor Eusebio Rubio–.Una cosa es tener penetración, coito ya formalmente y otra es tener la calma, el tiempo y la disposición para tocar con emoción, con erotismo y con amor al cuerpo de la compañera o compañero, ahí es donde se nota de manera más clara el impacto del confinamiento.

Sin embargo, el deseo ha encontrado la forma de abrirse paso y entablar otro tipo de cercanías: las herramientas digitales, por ejemplo, han permitido establecer nuevas formas de contacto:

–En la manera en que ha ido avanzando la tecnología aparece una nueva forma de contacto y esa forma se erotiza –explicael doctor Rubio–. Es cuestión de leer El amor en los tiempos del cólera, hay un proyecto de varios años de estarse comunicando con cartitas, la tecnología son cartitas, es la herramienta para contactar y manifestar los deseos . Cuando aparece el teléfono éste se convierte en un medio de contacto erótico; ahora que tenemos tantos otros medios, videollamadas, Zoom, WhatsApp, Facebook, pasa lo mismo.

Sexting para pasar la cuarentena

Según la encuesta “Sexualidad y covid-19, realizada en mayo pasado por la AMSSAC, el 43 por ciento de las y los participantes reportó un descenso abrupto en su práctica sexual. No obstanteel uso de videollamadas sexuales y sexting se ha incrementado 38 por ciento.

—Ahorita no hay mucha más opción –cuenta Edgardo, de 40 años. Pide que no se publique su apellido–. Nunca lo había hecho, yo creo que ahorita por la cuarentena estamos más abiertos a experimentar.

Además de los mensajes de audio, las fotos y las videollamadas, los emoticons, los stickers, la vibración del mismo teléfono, cualquier signo es susceptible de sexualizarse y existen cientos de apps que ayudan a la imaginación. Aunque para muchos, la experiencia no resulta estimulante:

–La verdad, me aburro un poco –cuenta Gabriela, de 34 años–. Me distraigo fácil, pierdo la atención y la concentración. Al final acabamos platicando de otras cosas.

De acuerdo a la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) en su declaración Salud Sexual para el Milenio, la salud sexual tendría que entenderse más allá de las enfermedades y la violencia: “Los programas de promoción de la salud sexual para todos los grupos, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidades, deben abarcar la realidad de que el placer y la intimidad sexuales son poderosos factores motivadores del comportamiento sexual y que el placer sexual contribuye a la felicidad y al bienestar”.

Al respecto, Esther Corona Vargas, psicóloga, sexóloga y vicepresidenta de la WAS, advierte sobre la violencia digital que existe en torno al sexting:

—Puede ser que para algunas parejas o individuos sea una práctica que incremente la posibilidad de contacto, pero la clave en todo es el consentimiento. Porque cuando no hay consentimiento (como la difusión de fotos íntimas) hay un elemento de violencia.

Ligar con algoritmos

De acuerdo con un estudio realizado por la agencia de Marketing Cocktail en cuanto a Tinder, el total de swipes diarios en México es de 26 millones. El uso de apps para encontrar pareja es de alcance mundial, tan sólo durante el confinamiento, Smartme Analytics reveló que en España el uso de Tinder aumentó en un 94.4 por ciento, de Grindr en un 24 por ciento, de Baddo en un 52.4 por ciento y de Wapo en un 34.9 por ciento.

–Yo ahora tengo una relación rara: empezó con Grindr a inicios de la pandemia –cuenta G. Farell, de 23 años–. Dejé de usar la app cuando lo conocí, pero no hemos podido vernos… porque vivimos muy lejos. Entonces todo ha sido de enviarnos nudes (fotos eróticas), hacer videollamadas. Por otro lado, sí esta es una circunstancia muy reprimida, yo quisiera salir, disfrutar. Pero al mismo tiempo el confinamiento me ha dado oportunidad de revisar mi vida afectiva y el desapego emocional que afectó mis relaciones pasadas.

Además, durante los meses de pandemia, las apps han implementado nuevas dinámicas como poder establecer videollamadas seguras –que no permitan guardar los videos transmitidos o modificar la localización de las personas para ampliar la gama de posibilidades. Esto atrajo de vuelta a una cantidad importante de usuarios:

—Uso Bumble con regularidad –cuenta Aimée– y regresé a Tinder por su promo de Tinder Passport al inicio de la cuarentena. En general ya no me gusta Tinder, pero decidí aprovechar este pasaporte ilimitado: fue divertido aunque no encontré un match que durara. Bumble también tuvo una promo extendíble a todo el país y esa me gustó más.

Autoerotismo: juguetes codiciados

Según la encuesta “Sexualidad y Covid-19” de AMSSAC, la masturbación aumento en un 23.40 por ciento entre mujeres y 28.40 entre hombres durante los últimos meses.

“No tengo pareja, pero tengo mis manos”, fue lo que muchas mujeres respondieron en la encuesta de AMSSAC, cuenta Verónica Maza Bustamante, educadora sexual y periodista. “Irónicamente, con toda la familia en casa, no me siento cómodo al usar mi juguete sexual… siento que si vibra suena y sólo lo uso cuando estoy solo. Ahora no he podido”, comenta Alberto Valencia, de 23 años. “Tenemos un chat de mamás en donde ya estábamos organizando la tanda para que todas pudiéramos comprar el Satisfyer –cuenta Daniela de 38 años, en entrevista con Corriente Alterna.

Las ventas de juguetes eróticos se disparó en todo el mundo; en México las ventas en línea de la tienda Erótika aumentaron en un 140 por ciento sólo en marzo y hasta un 280 por ciento en los últimos meses. El Satysfier por ejemplo, es uno de los juguetes más populares de los últimos años pues hace a un lado la forma fálica de los típicos juguetes sexuales femeninos, para dar paso a la estimulación óptima del clítoris.

—Iba a comprar el juguete sexual pero al final no me aventé –cuenta Gabriela–. Al principio del confinamiento estaba en un nivel medio depre… justo a principios de febrero había perdido mi empleo independientemente del covid. Yo visito un portal que se llama CuentoRelatos y tiene una sección de cuentos eróticos. Eso ayuda.

Porno y home office: un coctel de riesgo

–Yo veo más porno gay –cuenta Alberto Valencia y enseguida enumera las páginas a las que accede con más frecuencia durante el confinamiento–. Xvideos, Pornhub, Redtube…

Durante el confinamiento, las mujeres registraron un 25.5 por ciento de aumento en el uso de la pornografía, y los hombres un 36.80 por ciento. Como el trabajo sexual, la pornografía es un tema polémico. No obstante, las categorías de la pornografía son diversas y los consumidores de este material cada día exploran diferentes plataformas y manifestaciones.


—En los últimos años se ha estado difundiendo el cine tres equis hecho por mujeres— señala Verónica Maza— hay mujeres en diferentes países que están haciendo cine para adultos que no preserva para nada los estereotipos y que sí sigue siendo gráfico, explícito y excitante, pero que trata de cambiar el discurso. También está el tema de la trata de personas. Es un mundo muy amplio, pero a la vez no podemos decir “que desaparezca cien por ciento” o ser permisivos en ciertos aspectos.
No obstante, el consumo de pornografía acarrea otros problemas. Kasperky, una empresa de ciberseguridad, señaló que existen muchas empresas preocupadas porque se acceda a páginas de contenido pornográfico a través de los mismos equipos que se usan para actividades laborales. En un informe detalló que el 13 por ciento de los trabajadores ocupan los dispositivos que les proporciona la empresa y 30 por ciento aseguró que ve contenido pornográfico en equipos personales que también utiliza para hacer su trabajo, lo cual aumenta el riesgo de que, sin la protección adecuada, se filtre información corporativa a través de los virus informáticos que propagan estas páginas.

Glosario básico para los no iniciados

Emoticons y  Stickers: formas de comunicación visual, nativas de las redes sociales y los chats de los teléfonos inteligentes: su fin es expresar emociones o ideas más que palabras.

Sexting: enviar mensajes, fotos o videos de contenido erótico y personal a través de cualquier herramienta de comunicación digital.

Tinder, Grindr, Bumble, Wapo: aplicaciones para conseguir citas, encuentros o algún tipo de intercambio erótico entre las y los usuarios. Tinder y Bumble permiten visualizar el perfil del usuario y elegir a través de un match. En Bumble la primera en hacer el match es la mujer. Wapo y Grindr son exclusivas para hombres gays y bisexuales; Grindr, además de mostrar en un mosaico las fotografías de quienes utilizan la app, muestra su cercanía geográfica.

Match: un contacto exitoso con el perfil de otra persona en una de las apps para conseguir citas, antes citadas.

Swipe: deslizar las opciones sobre la pantalla de un móvil para buscar,  interactuar y elegir a personas en una app de ligue.

Zoom: programa de videollamadas y reuniones virtuales, accesible desde computadoras de escritorio, computadoras portátiles, teléfonos inteligentes y tabletas.