Siete años después fiscalía morelense entrega víctima de feminicidio a familiares

Por Leticia Villaseñor | Cuautla, Mor., 27 de julio. – El cuerpo de una mujer, víctima presuntamente de feminicidio, fue entregado esta mañana a sus deudos en medio de fuertes acusaciones y señalamientos de activistas, en contra de la Fiscalía General del Estado de Morelos (FGEM) al no cumplir los acuerdos alcanzados en la recomendación emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos en el caso de las fosas ilegales de Tetelcingo que efectuó la propia fiscalía.
La víctima, una joven mujer oriunda de Jonacatepec, municipio ubicado al Oriente de Morelos, fue localizada sin vida en Tepoztlán en 2013. Acorde a los datos de la propia fiscalía sobre los levantamientos de cuerpos que realiza, la única mujer sin vida encontrada ese año en esa localidad fue una mujer de unos 30 años localizada el 9 de marzo en la carretera que conduce al poblado de San Andrés de la Cal, que fue asfixiada y metida en una bolsa. La fiscalía informó entonces qué la víctima no había sido identificada.
El 28 de marzo de 2014, la institución estatal inhumó a más de 100 personas sin identificar, o sin que sus cuerpos hayan sido reclamados o entregados, pero sin los protocolos de ley en las fosas de Tetelcingo, una comunidad indígena ubicada en Cuautla.
El caso del comerciante Oliver Wenceslao inhumado ilegalmente en dichas fosas a pesar de estar plenamente identificado por sus familiares y pruebas de identificación genética, destapó el caso y obligó a las autoridades en mayo de 2016 a la exhumación y reinhumación de 117 cuerpos y restos humanos en el panteón ministerial Jardines del Recuerdo ubicado también en Cuautla.
Derivado de este proceso se tomaron las muestras genéticas, se realizaron las necropsias y se integraron las carpetas de investigación faltantes.
En octubre de ese mismo año, la CNDH emitió una recomendación para evitar la repetición de procesos ilegales similares, entre otros puntos.
A pesar de que en esa diligencia participaron la Fiscalía General de la República, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, la Policía Federal a través del área de Investigación Científica y la propia fiscalía estatal, la identificación de los inhumados en Tetelcingo ha sido lenta y a 4 años del proceso sólo se han entregado 11 cuerpos con el de esta mañana, debido a que no se ha hecho la confronta de resultados entre las cuatro instituciones, entre otras anomalías
En julio de 2018, el entonces titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, Roberto Cabrera Alfaro, informó en una reunión sostenida con familiares de víctimas que se identificó al menos a otras dos víctimas del caso Tetelcingo debido a un acuerdo sostenido con el Instituto Nacional Electoral para que a través de las huellas se logrará una identificación.
Entonces se dio a conocer que se trataba de un hombre y una mujer, sin que esto se hubiera informado a los familiares de víctimas a pesar de que la fiscalía Estatal tenía conocimiento de ello.
Sobre la joven mujer víctima de feminicidio a manos presuntamente de su propia pareja se dijo poco, pero la fiscalía excusó la notificación a la familia y posterior entrega del cuerpo para realizar las diligencias propias del delito de feminicidio y que el presunto responsable no evadiera la acción de la justicia, ya que presuntamente éste denunció la desaparición de la joven pero en otra entidad de lo cual no hay datos certeros sobre el avance de la investigación.
Otra de las anomalías registradas en este proceso de identificación y entrega fue que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado de Morelos se hizo cargo de los gastos funerarios, ello a pesar de que su homóloga nacional es la responsable debido a que esta institución atrajo el caso.
Fue hasta inicios de este año que se entregó el cuerpo del hombre identificado por el acuerdo entre el INE y la Comisión Nacional de Búsqueda, contrario a lo que se había informado en 2018 de que sería el cuerpo de la mujer el que se entregaría inicialmente.
Entre los argumentos dados fue que la familia se rehusaba a reclamar los restos sin que medie comparecencia alguna sobre el tema, posteriormente se dio a conocer que la familia había perdido a otro integrante por lo que esperarían un tiempo para informar sobre el hallazgo de la joven, finalmente la fiscalía expuso que no había podido localizar a los deudos, de nueva cuenta sin que medie información oficial sobre el trabajo realizado por la Policía de Investigación Criminal en torno a las formas para localizarlos.
Esta mañana, familiares de víctimas presentes en la entrega del cuerpo de la joven en el panteón Jardines del Recuerdo, recordaron que la recomendación de la CNDH señala que la integración de las carpetas debe hacerse de manera inmediata a fin de evitar la revictimización, situación que acusaron no cumplió ninguna de las instituciones implicadas en el caso.
La semana pasada diversos colectivos exigieron la renuncia de Samuel Nava, director general de Servicios Periciales, y de Zayra Lulo Juan, fiscal especializada en Desaparición Forzada de Personas al responsabilizarlos de entorpecer las indagatorias así como diversas omisiones que han impedido una identificación más ágil de los cuerpos inhumados en Tetelcingo y que éstos sean entregados a sus familiares. (Fotos: Rosy Linares)