Proponen que organizaciones de científicos sean órganos de consulta del gobierno

Representantes de la comunidad científica manifestaron su preocupación por la falta de información oficial relativa a la conformación de la Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación, la cual, en su consideración, debe presentarse antes de que concluya el año 2020, por lo que pedirán a todas las fracciones políticas del Congreso de la Union, la realización de parlamentos abiertos que permitan la expresión de investigadores y académicos.

Durante la sesión virtual se reconoció la labor tanto del Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C. como de la Red ProCiencia MX, por sus iniciativas en beneficio de la comunidad y se señaló la necesidad de consolidar una estrategia colectiva a nivel nacional.

Los científicos proponen la incorporación en la Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación, un artículo específico que faculte a las academias, sociedades y asociaciones científicas como órganos de consulta del poder ejecutivo y para ser partícipes de fondos otorgados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

Dijeron que a partir de la modificación del Artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos del pasado 15 de mayo de 2019, que en su fracción V elevó a rango constitucional el derecho de los mexicanos a gozar de los beneficios del desarrollo de la ciencia y la innovación tecnológica, es la oportunidad para dejar claro que el Estado debe apoyar a la investigación e innovación científica, humanística y tecnológica, así como garantizar el acceso abierto a la información que derive de ella, para lo cual deberá proveer recursos y estímulos suficientes.

Coincidieron además en señalar que es necesario sumar como aliados a post graduados y jóvenes investigadores que se encuentran en el extranjero porque cuentan con necesidades específicas y propuestas que sumen a la causa.

En el encuentro virtual participaron representantes de la Sociedad Mexicana de Física, Sociedad Química de Mexico, de la Sociedad Mexicana de Virología, de la Academia de Ciencias de Morelos, de la Sociedad Mexicana de Bioquímica, de la Asociación Mexicana de Microbiología, de la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería, de la Academia de Investigación en Biología de la Reproducción, de la Sociedad Mexicana de Parasitología, de la Sociedad Matemática Mexicana, de la Academia Nacional de Ciencias Farmacéuticas, de la Academia Mexicana de Química Orgánica, de la Sociedad Mexicana de Electroquímica, del Consejo Mexicano de Ciencias Sociales, de la Asociación Mexicana de Estudios sobre el Karst, de la Academia Mexicana de Informática y de ProCiencia MX, por mencionar algunas.

Indicaron que están cerrando filas como comunidad para promover que la nueva Ley General de CTI garantice el ejercicio pleno del derecho de los ciudadanos a gozar de los beneficios del desarrollo de la ciencia y la innovación tecnológica.

Asimismo, buscan integrar un sistema de CTI incluyente donde todos los niveles de gobierno y todos los sectores participen en la toma de decisiones, evitando la centralización en el gobierno en turno, promoviendo planes transexenales donde las políticas públicas en ciencia, tecnología e innovación se basen en las recomendaciones y diagnósticos de órganos de consulta autónomos que den voz a los sectores social, académico y empresarial.

Señalaron que desean el reconocimiento a las comunidades científicas y tecnológicas organizadas (Academias, Foros, Sociedades) como órganos de consulta de los poderes ejecutivo y legislativo, para temas de ciencia, tecnología e innovación y garantizar la libertad de investigación, el adecuado financiamiento para la ciencia y el estímulo de vocaciones científicas, como políticas de estado.