Sunday, May 16, 2021
Información para que decidas


Contribuye UAEM a proteger árbol en peligro de extinción.

Comúnmente utilizada para la elaboración de marimbas, violines y otros instrumentos musicales, así como diferentes muebles, la madera de los…

By Oswald Alonso Navarro , in Medio Ambiente , at 28 de enero de 2020

Comúnmente utilizada para la elaboración de marimbas, violines y otros instrumentos musicales, así como diferentes muebles, la madera de los árboles del género Dalbergia, está amenazada en el mundo y recientemente en México se aprobó su protección gracias al trabajo de diferentes instituciones, entre ellas la UAEM a través del Centro de Investigación en Biodiversidad y Conservación (CIByC).

Rolando Ramírez Rodríguez, profesor investigador este centro, explicó el 6 de diciembre que mediante el trabajo de estudiantes de licenciatura que realizan en el invernadero, se busca incrementar las poblaciones de la especie que se encuentra en la Reserva de la Biósfera Sierra de Huautla (Rebiosh).

“A partir de una investigación que hacemos en la reserva con el género Dalbergia, en 2015 se nos citó a trabajar con un grupo de especialistas del país y Centroamérica, para aportar información acerca de la condición de los árboles en términos de tamaños poblacionales, por medio de un taller convocado por la Comisión Nacional para el Uso y Conocimiento de la Biodiversidad (Conabio), que recientemente dio a conocer los resultados”, dijo el investigador.

Agregó que en noviembre pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la modificación al Anexo III de la NOM-059-SEMARNAT-2010, donde se establece que las especies de Dalbergia, cuentan con protección legal en México.

Ramírez Rodríguez explicó que nuestro país cuenta con 13 especies distintas de ese género, incluida la de la Rebiosh y comentó que en este momento se encuentran germinando las semillas en el invernadero del CIByC, para que en un futuro con la colaboración de las comunidades de esta zona en Morelos, se establezcan lugares para su crecimiento y conservación.

Comments


Deja una respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *