#OPINIÓN | El resultado de la resta de Cuauhtémoc Blanco no es un error

Política para Cigotos | Oswald Alonso – Todos conocemos sus malabares en el futbol, sus groserías, su talento con el balón, sus gestos de enfado, sus escasas y mal utilizadas palabras, sus ideas misóginas, sus   limitadas capacidades en la  política,  y su nulo interés por  conocer cómo funciona la administración pública, ya no se diga cuáles son sus obligaciones legales.

Por todo lo anterior, no nos debe causar sorpresa la declaración que recién hizo y lo volvió a ubicar en el ridículo nacional, ser la comidilla de los gobernadores del país, y de los usuarios de las redes sociales que han calificado despiadadamente  al gobernador de Morelos Cuauhtémoc Blanco Bravo.

El martes fue entrevistado sobre los desafortunados hechos en la colonia Antonio Barona, en donde un grupo criminal asesinó a nueve persona, entre ellos jóvenes deportistas. Acusó que de todo lo quieren responsabilizar pero que su gobierno ha detenido a 7 de 10 objetivos criminales, solo restaba detener a 4. Lo que ha causado mofa, chistes, bromas y todo comentario que descalifica su resultado de la resta matemática, porque se piensa que hasta un niño de kínder podría contestar correctamente el resultado de 10-7=3.

Todos se burlan del gobernador porque juzgan que se trató de uno de los peores errores  en sus dos años de gobernador, lo que me resulta injusto. Respeto los puntos de vista porque suele ocurrirle a los personajes públicos,   pero en mi opinión, en este caso,  no se trata de un error.

Al gobernador  no se le permite estar en actos públicos, menos hablar en ellos, y cuando lo hace, sus discursos son tres tarjetas con tres párrafos, con ideas básicas, no sustanciales, sin ideología política [porque no sabe qué es eso], de hecho casi son las mismas palabras en cada discurso que bien ya pudo habérselas aprendido de memoria, pero tampoco es capas de memorizarlas.  No lo placean con discursos,   por el temor a mostrarlo tal cual es.

No se trató de un error, dejó ver con claridad  lo que sabe [que no sabe], dijo lo que si sabe [lo que Dios le dió a entender], claro está que en la función pública eso no es suficiente pero tampoco está preocupado por saber más del uso de las palabras, las matemáticas, mucho menos de leyes, reglamentos, ciencia política o constitución política.

Ahora que pensándolo bien me surgen muchas dudas: ¿Es ilegal su ignorancia?¿dónde dice la moral que está mal?¿dónde dice que no saber restar  en un adulto es ilegal o inmoral?¿porqué le hacen burla de su ignorancia?¿Tiene que saber hablar conforme a las reglas de la Real Academia Española (RAE)?

Para ser sincero, no me ocuparía de escribir sobre el mal resultado de la resta o la palabra mal dicha, si el gobernador y su administración fuera eficiente. Tampoco me ocuparía en el tema si hubiera seguridad y buenos indicadores económicos, pero el reflejo de su resta es el resultado de una administración que no sabe lo que es sumar, no sabe qué es una tabla matemática, en consecuencia no sabrá de resultados.