Los besos y abrazos del presidente en tiempos de crisis sanitaria por el #coronavirus. ¿Son un error?

Política para Cigotos | Oswald Alonso.-El presidente Andrés Manuel López Obrador, mostró este fin de semana lo irresponsable de un jefe de estado. Por un lado su gobierno promueve y difunde en la última semana las medidas preventivas para evitar el contagio del coronavirus que tiene en emergencia al mundo, y por otro lado, y contrario a lo que hace su gobierno, el presidente descalifica en los hechos, esas recomendaciones preventivas de contacto para evitar la propagación del covid-19, regalando abrazos y besos en concentraciones masivas.

Para que entendamos mejor el problema es necesario saber que en Europa las calles de las ciudades  están solas porque además de que es disposición sanitaria, los ciudadanos y sus autoridades son consecuentes con la preocupación de no dispersar el virus teniendo contacto  con otras personas.

En México ocurre lo que parece un error del presidente. El gobierno de López Obrador ha dispuesto una alerta sanitaria en todo el país, suspendiendo clases desde el próximo viernes 20 de marzo en todos los niveles educativos, evitar concentraciones masivas,  pero sobre todo, evitar contacto físico entre personas en saludos, porque dicen las autoridades de salud que, probado esta que el virus se contagia de esa manera.

Pero el presidente desafía sus propias políticas publicas sanitarias para frenar la expansión inevitable del coronavirus, y promueve concentraciones masivas en los estados, no solo eso, como jefe de estado,  no promueve con el ejemplo lo que sus colaboradores diariamente recomiendan a la población, es decir, los contradice con sus hechos al no validar con su actuar las medidas sanitarias que adopta todo el mundo alrededor de este virus.

Frente a la crisis de la pandemia declarada, los expertos del gobierno  mexicano hacen todo lo posible por también hacer entender a la población que debe dejar de saludar, abrazar y mantener una sana distancia de persona a persona, porque científicamente es lo adecuado en una crisis de salud como la que enfrenta México ahora, lo ha dicho diariamente en conferencias de prensa Hugo López-Gatell Ramírez, ​​​​​​​Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, quien había hecho un extraordinario trabajo como vocero del gobierno de México en el tema del coronavirus.

Lo había hecho, porque este lunes cometió una torpeza  al afirmar lo contrario a lo que ha difundido diariamente. Sistemáticamente ha  recomendado que las personas no pueden tener contacto, porque si una persona portadora del virus  saluda a otras puede  contagiar en potencia un número importante ciudadanos.

Sin embargo, hoy dijo lo contrario al hablar del caso del presidente. Dijo que el presidente  a pesar de saludar y besar en sus giras que no ha suspendido, no podría contagiar porque posee una fuerza moral y no de contagio.

Lo que haya tratado de decir Gatell, a la luz de una crisis de salud, es uno de los errores mas importantes en tiempos difíciles donde la gente está muriendo por el virus. El presidente tiene que ser el promotor de sus políticas con el ejemplo, si las minimiza o no las atiende, puede ser que las consecuencias  negativas en su credibilidad, se multipliquen como el  coronavirus. “Esto no es mentir”, dijo el presidente ante las criticas, “tengo que actuar de esta manera, es parte de mi trabajo”, agregó.

Quizá lo anterior explica el porqué miles de mexicanos han ignorado las recomendaciones que hace la Secretaria de Salud: siguen el ejemplo del presidente.